CORONAVIRUS: Recomendaciones para la prevención 

Fuentes de Información: argentina.gob.ar/saludwww.who.int/es (Organización Mundial de la Salud)

Estas recomendaciones buscan prevenir la transmisión de todas las infecciones respiratorias, incluyendo las infecciones producidas por coronavirus como el 2019 n-CoV.

 

Las medidas deben ser adoptadas como prácticas estándar para la prevención de infecciones respiratorias tales como gripe, coronavirus, entre otros, que se transmiten por gotas de saliva al hablar, toser y estornudar; y que contaminan superficies y objetos en un área de circunferencia de aproximadamente un metro.

 
Adecuada higiene de manos

 

Una adecuada higiene de manos puede realizarse a través de dos acciones sencillas que requieren de un correcto conocimiento de ambas técnicas:

Lavado de manos con agua y jabón

Higiene de manos con soluciones a base de alcohol (por ejemplo, alcohol en gel) Es importante higienizarse las manos frecuentemente sobre todo:
• Antes y después de manipular basura o desperdicios.

• Antes y después de comer, manipular alimentos y/o amamantar.

• Luego de haber tocado superficies públicas: mostradores, pasamanos, picaportes, barandas, etc.

• Después de manipular dinero, llaves, animales, etc.

• Después de ir al baño o de cambiar pañales.

Para reducir eficazmente el desarrollo de microorganismos en las manos, el lavado de manos debe durar al menos 40–60 segundos.

 

El lavado de manos con agua y jabón debe realizarse siguiendo los pasos indicados en la ilustración.

El lavado de manos requiere asegurar insumos básicos como jabón líquido o espuma en un dispensador, y toallas descartables o secadores de manos por soplado de aire. Método adecuado para el lavado de manos con agua y jabón

 

Higiene de manos con soluciones a base de alcohol

• El frotado de manos con una solución a base de alcohol es un método práctico para la higiene de manos.
• Es eficiente y se puede realizar en prácticamente cualquier lado.


Método adecuado para el uso de soluciones a base de alcohol

• Para reducir eficazmente el desarrollo de microorganismos en las manos, la higiene de manos con soluciones a base de alcohol debe durar 20 – 30 segundos.
• La higiene de manos con soluciones a base de alcohol se debe realizar siguiendo los pasos indicados en la ilustración.

 

Higiene Respiratoria

La higiene respiratoria refiere a las medidas de prevención para evitar la diseminación de secreciones al toser o estornudar. Esto es importante, sobre todo, cuando las personas presentan signos y síntomas de una infección respiratoria como resfríos o gripe.

• Cubrirse la nariz y la boca con el pliegue interno del codo o usar un pañuelo descartable al toser o estornudar. Descartarlo inmediatamente.

• Usar el cesto de basura más cercano para desechar los pañuelos utilizados.

• Higienizar las manos después de toser o estornudar.

 

 

Las empresas y organismos deben garantizar la disponibilidad de los materiales para facilitar el cumplimiento de una adecuada higiene respiratoria en áreas de espera u alto tránsito.

• Disposición de cestos para el desecho de los pañuelos usados que no requieran de manipulación para su uso: boca ancha, sin una tapa que obligue al contacto.

• Es recomendable la disposición de dispensadores con soluciones desinfectantes para una adecuada higiene de manos.
• Las soluciones a base de alcohol son el estándar internacional por alta eficiencia demostrada.

• El lavado de manos es una opción igual de efectiva, pero debe garantizarse que los suministros necesarios estén siempre disponibles.
 

 

Desinfección de superficies

La contaminación de superficies y objetos es una de las vías más frecuentes de transmisión de las infecciones respiratorias.

 

Se recuerda que diversas superficies deben ser desinfectadas regularmente para minimizar el riesgo de transmisión por contacto: barandas, picaportes, puertas, etc.

 

Antes de aplicar cualquier tipo de desinfectante debe realizarse la limpieza de las superficies con agua y detergente. Esta limpieza tiene por finalidad realizar la remoción mecánica de la suciedad presente.

Limpieza húmeda

La forma sugerida es siempre la limpieza húmeda con trapeador o paño, en lugar de la limpieza seca (escobas, cepillos, etc).

 

Un procedimiento sencillo es la técnica de doble balde y doble trapo:
• Preparar en un recipiente (balde 1) una solución con agua tibia y detergente de uso doméstico suficiente para producir espuma.

• Sumergir el trapo (trapo 1) en la solución preparada en balde 1, escurrir y friccionar las superficies a limpiar. Siempre desde la zona más limpia a la más sucia.

• Repetir el paso anterior hasta que quede visiblemente limpia.

• Enjuagar con un segundo trapo (trapo 2) sumergido en un segundo recipiente (balde 2) con solución de agua con detergente.

 

Desinfección de las superficies

Una vez realizada la limpieza de superficies se procede a su desinfección.
Con esta solución pueden desinfectarse las superficies que estén visiblemente limpias o luego de su limpieza. Esta solución produce rápida inactivación de los virus y otros microorganismos

 

El proceso es sencillo y económico ya que requiere de elementos de uso corriente: agua, recipiente, trapeadores o paños, hipoclorito de sodio de uso doméstico (lavandina con concentración de 55 gr/litro):

 

• Colocar 100 ml de lavandina de uso doméstico en 10 litros de agua.

• Sumergir el trapeador o paño en la solución preparada, escurrir y friccionar las superficies a desinfectar.

• Dejar secar la superficie.

 

Ventilación de ambientes

La ventilación de ambientes cerrados, sobre todo en período invernal o de bajas temperaturas, debe hacerse con regularidad para permitir el recambio de aire.

En otras circunstancias y lugares, se recomienda que se asegure el recambio de aire mediante la abertura de puertas y ventanas que produzcan circulación cruzada del aire.

 

Uso de barbijos

No se recomienda el uso de barbijos de manera rutinaria.

El uso de barreras protectoras personales como los barbijos solo está recomendado para:

• Personas que presentan síntomas respiratorios detectados.

• Personal de salud que atiende a personas con síntomas respiratorios.

 

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus COVID–19 y cuándo estar alertas?

Los síntomas más comunes son fiebre, tos y dolor de garganta. En algunos casos puede provocar dificultad respiratoria más severa y neumonía, requiriendo hospitalización.

 

Puede afectar a cualquier persona, principalmente a adultos mayores de 60 años y personas con afecciones preexistentes (como hipertensión arterial, diabetes, etc.).

 

• Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o alcohol en gel.

• Toser o estornudar sobre el pliegue del codo o utilizar pañuelos descartables.

• No llevarse las manos a la cara.

• Ventilar bien los ambientes de la casa y del lugar de trabajo.

• Desinfectar bien los objetos que se usan con frecuencia.

• No automedicarse.

No subestimar ningún síntoma
y consultar inmediatamente al sistema de salud. 

En caso de presentar síntomas, aunque sean leves, consultar inmediatamente al sistema de salud, siguiendo las recomendaciones locales, para saber cómo hacer correctamente la consulta.

Ejemplo: 107 en CABA, 148 en Provincia de Buenos Aires, 0800-222-1002 a nivel nacional.

¿Qué otros cuidados hay que tener?

• Aplicarse la vacuna antigripal y todas las dosis contra el neumococo.

• Evitar el contacto estrecho con personas que tienen síntomas respiratorios o que hayan estado en los últimos 14 días en países afectados.

• Postergar cualquier viaje a un país donde haya transmisión del virus.

• Evitar actividades en lugares cerrados o muy concurridos.

 

Teléfonos útiles
 

En caso de presentar síntomas, aunque sean leves, consultar inmediatamente al sistema de salud, siguiendo las recomendaciones locales, para saber cómo hacer correctamente la consulta.

 

CABA 107
Provincia de Buenos Aires 148
A nivel nacional 0800-222-1002

"LEA ATENTAMENTE EL PROSPECTO Y ANTE LA MENOR DUDA CONSULTE A SU MÉDICO Y/O A SU FARMACÉUTICO"